El proyecto emprendedor de una joven nigeriana que ofrece un futuro a los jóvenes a través de formación en construcción

Una mujer: Oare Ehiemua. Un proyecto: One Precious Life (OPL) Academy. Un objetivo: crear empleo juvenil en el sector de la construcción de su Nigeria natal.

Este año, la joven emprendedora Oare Ehiemua ganaba el ‘MBA Leadership Award’ en los Premios a la Excelencia 2021 -de la Association of MBAs (AMBA) y a la Business Graduates Association (BGA)-, en calidad de exalumna de la escuela de negocios Esade, por su apasionante proyecto formativo. De ella destacan ser “una mujer fuerte y emprendedora, apasionada por aprender constantemente y comprometida a cambiar la sociedad de forma significativa”.

Oare Ehiemua es fundadora de la OPL Academy. Foto de Esade.

Oare Ehiemua es fundadora de la OPL Academy. Foto de Esade.

Debemos remontarnos al año 2019, cuando esta nigeriana decidió dejar un cargo muy bien remunerado en una empresa de capital inversión para emprender en su país un proyecto profesional lleno de retos.

Con una de las tasas de urbanización y crecimiento más grandes del mundo, Nigeria posee elevados índices de desocupación juvenil. Y es que, pocas empresas del sector de la construcción contratan a trabajadores locales…

Desde 2019, 700 jóvenes nigerianos se han formado en oficios de construcción. La tasa de ocupación del alumnado es de un 85 %.

Bajo estas premisas, Oare Ehiemua ideó un proyecto apasionante en el que ofrecer formación gratuita y de alta calidad a albañiles, fontaneros, electricistas y carpinteros nigerianos, y facilitar su colocación en el mercado laboral mediante acuerdos con constructoras y una bolsa de empleo que facilitase el contacto entre oferta y demanda.

Hasta el momento, más de 700 jóvenes se han formado, un 10 % mujeres -que en la media en el sector representan un 2 %-, y un 85 % de los mismos ha logrado su inserción laboral ganando el doble del salario mínimo en Nigeria.

“Cuando empecé, muchos se preguntaban qué sería de una mujer joven tratando con hombres considerados peligrosos, en la base de la pirámide social. En realidad, son personas con hambre de aprender y progresar. En Nigeria, las oportunidades dependen de tu red de contactos y ellos no tienen ninguno. En la academia experimentan, por primera vez, un sistema meritocrático: a mejor desempeño, más oportunidades. Esto es transformador“, explica esta emprendedora en una entrevista a El País.

El problema existente en Nigeria es que la mayoría de las escuelas de formación profesional “tienen un equipamiento y profesorado pésimo y están desconectados de la red empresarial”. A ello se une que “las constructoras carecen de buenas estrategias para captar talento local”, recalca Oare Ehiemua.

Inteligencia emocional como respuesta a los retos de los trabajadores en las obras de construcción.

Por ello, al principio del proyecto preguntaron a 50 directores de empresa cuáles eran los principales retos a los que se enfrentaban en el trabajo con los operarios. “Las respuestas -asegura- se iban repitiendo: no entienden lo que se les pide, no siguen instrucciones, no logran resolver problemas o imprevistos de forma efectiva, toman atajos… Diseñamos los cursos basándonos en esta información y, hoy en día, el de inteligencia emocional es de los que más éxito tiene“.

Según explica esta emprendedora nigeriana, muchos de los alumnos “comprenden, por primera vez, que pueden gestionar el estrés y controlar sus emociones en el entorno de trabajo, sobre todo en un ambiente de tanta presión como es una obra”, lo cual les hace “mejores profesionales”. “Además, abordamos la problemática del consumo de drogas, que es habitual en este colectivo”, incide.

 “Una batalla mental para recuperar la perspectiva”

Preguntada por el diario El País sobre la idea de tirar la toalla, Oare Ehiemua se sincera: “Se me ha pasado por la cabeza unas cuantas veces. ¡Hay tantos retos que enfrentar! Regulatorios, de financiación, de captación de talento, operativos… Algunos días tengo que librar una batalla mental para recuperar la perspectiva, recoger el testigo y seguir corriendo. Lo que me mantiene en marcha es mi equipo y el cambio positivo que veo en los beneficiarios“.

Un reto a futuro: Formar a 20.000 personas en los próximos cinco años en todo el país. Educando a formadores, impartiendo cursos en línea y aliados con socios que puedan impartirlos desde sus entidades. “Ahora nos financiamos a través de capital semilla y donaciones de fundaciones nigerianas, entre otros medios, pero ya estamos buscando nuevas fuentes de financiación para seguir creciendo”, concluye Ehiemua.

Fuente: El País “Inteligencia emocional para albañiles”, Esade.

Related Post



Ver Fuente

Entradas populares de este blog

Tipos de grietas que presentan la pavimentación flexible

Armando Iachini: Los barcos, grandes obras de la construcción naval

Uso de paneles aislantes de ruidos