lunes, 27 de marzo de 2017

¡NO TE LO PIERDAS! Un huerto urbano para las grandes ciudades

Ikea es una firma reconocida por su diseño de mobiliario y por las soluciones de decoración que aporta en diversos países del mundo. La firma sueca obtuvo el Design of The Year gracias a una solución habitacional temporal que presentó para los refugiados, y ahora sigue haciendo una contribución sustentable mediante la presentación del Growroom, un jardín DIY (Do It Yourself).

Armando Iachini


Space 10, un laboratorio externo de innovación que pertenece a Ikea, y los arquitectos Sine Lindholm y Mads-Ulrik Husum desarrollaron un jardín esférico en el que las personas pueden cultivar sin problemas su propio alimento, acudiendo a métodos sustentables, sin perder de vista la noción de estética, explica Armando Iachini.

El Growroom, un jardín que ha recibido muchos elogios, ahora se encuentra al alcance de todos, pues la planimetría de su estructura fue liberada mediante open source (código abierto), para que todas las comunidades interesadas puedan replicar esta estructura en sus localidades.

Este diseño apela al concepto de huerto urbano, tan de moda en los últimos años. Gracias a que la estructura cuenta con unas amplias proporciones, que superan los dos metros de espacio, es posible plantar varias cosechas, mientras que su estructura esférica ayuda a que las plantas reciban luz natural.

El pabellón de Growroom puede colocarse en cualquier lugar y apunta a la expansión de la arquitectura compartida contemporánea. Gracias a este diseño, las comunidades de diversas ciudades del mundo pueden crear un pequeño oasis, que no solo contribuye a la alimentación de un grupo de personas, sino que además refuerza el concepto de sostenibilidad y compromiso medioambiental.

Armando Iachini


La construcción de esta pieza requiere 17 láminas de madera, el uso de algunos tornillos metálicos y una fresadora con ciertas características. El manual de ensamblaje, que no supera en complejidad a ningún otro manual que no haya sido publicado anteriormente por Ikea, se encuentra disponible en Internet, así como los planos para el desarrollo del proyecto.

Por Armando Iachini

viernes, 24 de marzo de 2017

Armando Iachini: ¿Por qué escoger una casa modular?

Como su nombre lo indica, las casas modulares son viviendas que se desarrollan mediante la incorporación de piezas estandarizadas que le permiten, a los clientes y a los fabricantes, desarrollar un hogar de acuerdo a ciertos requerimientos, apegados a la aplicación de determinadas piezas y materiales, previamente diseñadas y prefabricadas.

Armando Iachini
Casa modular
Estas casas suelen ser una gran solución para las personas que desean construir una vivienda de cero y no cuentan con los recursos económicos para emprender un proyecto de este estilo contratando los servicios de un arquitecto o de un interiorista. Son proyectos que se emprenden con precios razonables y se ejecutan en un plazo relativamente corto, dependiendo de las características del encargo, explica Armando Iachini.

En la actualidad las casas modulares o prefabricadas han ganado mucho terreno en diversos países del mundo, por lo que las podemos encontrar en naciones como Estados Unidos, por ejemplo, donde además diversas empresas americanas le brindan a sus clientes modelos sorprendentes en gran variedad de materiales, predominando especialmente el uso de la madera.

Los módulos son desarrollados en una fábrica. Siempre dependerán de las características del proyecto que emprenda el cliente. Estas opciones le indican a los fabricantes cuántos paneles son necesarios así como la distribución de los complementos: puertas, ventanas, etc.

Una vez que todas las piezas han sido desarrolladas, se procede a hacer la instalación en destino, mediante un sistema ágil de montaje. La versatilidad con la que se han desarrollado las técnicas de la edificación modular permite que una casa de estas características pueda estar lista en un día o en un mes.

Armando Iachini comenta que una de las técnicas que se emplea para la construcción de las casas modulares es el Steel Framing. Estas casas entran dentro de los estándares de las casas industrializadas, y su materia prima principal es el metal liviano.

Armando Iachini
El Steel Framing es un material muy usado en las casas modulares
También algunos proyectos de vivienda modular apuestan a la sostenibilidad, pues en ciertos casos se emplea material de reciclaje, como ocurre con las sorprendentes residencias que se construyen mediante la combinación de containers.

Por Armando Iachini

lunes, 20 de marzo de 2017

¡DEBES SABERLO! La Certificación WELL se pone de moda

Una nueva certificación se está otorgando a ciertos proyectos arquitectónicos desde hace unos años atrás, se trata de la Certificación WELL, encargada de medir los estándares de bienestar y calidad de vida que un edificio puede conceder a sus usuarios.

Armando Iachini
Sede de Symantec en Silicon Valley
Hasta el momento solo se conocen dos edificaciones en Estados Unidos que han sido reconocidas con este distintivo, una de ellas es la sede de Symantec en Silicon Valley, hasta la fecha el primer proyecto arquitectónico de esta zona en tener este privilegio, comenta Armando Iachini.

Así como los estudios de arquitectura se están esforzando en emprender proyectos cada vez más amigables con el medio ambiente en los que la sustentabilidad es crucial, y para premiar estos esfuerzos se han desarrollado las certificaciones BREEAM y LEED, así hay una genuina inquietud por mejorar la calidad de vida de las personas.

En estos casos es cuando la evaluación WELL cumple su cometido. Al igual que la Certificación LEED se entrega en tres categorías: oro, plata y bronce y los especialistas evalúan los edificios con respecto a siete indicadores para saber si cumplen o no con los requisitos indispensables para ser elegibles, estos aspectos son:

  • Aire.
  • Agua.
  • Alimento.
  • Luz.
  • Comodidad.
  • Mente.
  • Fitness.

Está comprobado que las características del espacio en el que nos desenvolvemos repercute en nuestra salud, es por esto que la sede de Symantec se destaca al ofrecer áreas amplias, de gran comodidad y quietud, con un ambiente saludable que invita a las personas a mantenerse activos, repercutiendo también en su buen humor.

Armando Iachini


Comenta Armando Iachini que la existencia de esta nueva certificación ha puesto a prueba la creatividad de arquitectos y diseñadores de interiores, que ya se encuentran desarrollando ideas que cada vez sean más cónsonas con el bienestar de las personas.

Está demostrado que un diseño adecuado puede promover en sus usuarios una mejoría en su nutrición, incrementar sus aptitudes, regular sus patrones de sueño, hacerlos más proactivos y creativos y brindarles un estado de ánimo adecuado.

Por Armando Iachini

martes, 14 de marzo de 2017

Armando Iachini: Hammarby Sjöstad, una comunidad sustentable en Estocolmo

¿Es posible convertir un vecindario contaminado y abandonado en una de las primeras zonas sustentables de un país? La respuesta es sí, y Hammarby Sjöstad es el mejor ejemplo de ello. Esta localidad es un lugar de contrastes y su historia se remonta a la década de los noventa.

Hammarby Sjöstad era una zona industrial de Estocolmo. La polución que la actividad comercial ejercía en esta localidad lo convirtió en uno de los lugares más contaminados de la capital sueca y sus niveles de insalubridad llegaron tan lejos, que terminó siendo abandonado por sus habitantes.

Armando Iachini
Hammarby Sjöstad tiene en la actualidad un estilo de vida sustentable
Cuando inició la década de los noventa, y con ella las postulaciones para ser sede de los primeros juegos olímpicos de verano del siglo XXI, Estocolmo se presentó, pero la votación del Comité Olímpico en el año 1997 le dio el primer lugar a Atenas, quedando la ciudad sueca entre las cinco primeras finalistas.

Entre los planes para acondicionar Estocolmo para los JJOO, estaba el de recuperar Hammarby Sjöstad. Había un proyecto para construir en esta zona más de 10.000 viviendas, de ese modo se aprovechaba su ubicación, entre el centro de la capital sueca y el agua, cuenta Armando Iachini.

A pesar de que los Juegos Olímpicos del 2004 fueron a parar a la cuna de esta cita deportiva desde la antigüedad, el ayuntamiento de Estocolmo no se desmoralizó y convocó a arquitectos, urbanistas e ingenieros para trazar en conjuntos nuevas alternativas en torno a Hammarby Sjöstad.

De estas mesas de trabajo y conversaciones surgió la idea de desarrollar un circuito cerrado de metabolismo urbano, lo que permitió crear sistemas sustentables para el agua, la energía y los residuos.

Armando Iachini
 Los edificios de Hammarby Sjöstad cuentan con paneles solares en el techo
Cada apartamento de Hammarby Sjöstad cuenta con un sistema de aguas residuales que la transforman en biogás y energía térmica. Esta fuente de energía sustentable se emplea, a su vez, en los sistemas de calefacción y en combustible para abastecer a las unidades de transporte público. Los desechos sólidos de este proceso se convierten en abono.

Los edificios de Hammarby Sjöstad cuentan con paneles solares en el techo, lo que les permite tener energía para abastecer de modo verde su funcionamiento térmico y energético. En las calles la sustentabilidad también está presente, gracias a un sistema de residuos ENVAC, que hace que los desperdicios, clasificados antes de desecharse, lleguen a un terminal común.

Por Armando Iachini

viernes, 10 de marzo de 2017

¡ATENCIÓN! Los beneficios de los materiales naturales

La madera es uno de los principales materiales de construcción de origen natural. Los insumos correspondientes a este grupo que se emplean para edificar, son los que no han sido procesados por el hombre mediante el empleo de métodos industriales, por lo que suelen asociarse a los proyectos de arquitectura sustentable o amigable con el ambiente.

Armando Iachini
Es sorprendente lo que se puede lograr con el uso del bambú
El barro, la piedra y las plantas fibrosas son utilizados por muchas personas en el mundo para la construcción de viviendas. Aunque parecen materiales rudimentarios, con el desarrollo de nuevas propuestas arquitectónicas se han puesto muy de moda, pues resultan económicos, duraderos si se los emplea inteligentemente, y su impacto negativo en el medio ambiente es mínimo, explica Armando Iachini.

Los materiales de construcción natural están asociados a las condiciones climatológicas locales de los lugares de donde son extraídos, y su participación en la arquitectura vernácula. Entender la asociación entre el clima y estos recursos de construcción es vital para obtener de los elementos empleados, y las edificaciones finales, un máximo aprovechamiento.

Un ejemplo de esto es el uso de la piedra y el barro para la edificación de viviendas vernáculas con muros de bahareque. La piedra suele ser un elemento crucial para sentar las bases de la vivienda, mientras que las paredes, especialmente en las zonas tropicales, suelen levantarse con estructuras de caña o plantas fibrosas y barro.

Un renovado gusto por la arquitectura de tradición, en parte como consecuencia de una minuciosa investigación de las técnicas arquitectónicas de los antiguos para entender los principios de la construcción sustentable, ha hecho que edificaciones compuestas de plantas fibrosas vuelvan a prosperar en proyectos actuales.

Armando Iachini


Las membranas de tejido han vuelto a formar parte de las construcciones contemporáneas y podemos encontrar muchos ejemplos de ello, especialmente en el continente asiático, donde el bambú, llevado a proyectos de gran diseño futurista, es una solución versátil y económica.

Por Armando Iachini

lunes, 6 de marzo de 2017

Armando Iachini: Un París más verde

A mediados del año pasado se puso en marcha el programa Paris Culteurs, una iniciativa que fue creada por la municipalidad de la capital francesa y que tiene como principal objetivo el aprovechamiento de diversas zonas en desuso de esta ciudad para brindar más de 100 nuevas hectáreas verdes, antes de que finalice esta década.

Armando Iachini

Azoteas, fachadas, balcones, jardineras y otras zonas ubicadas a ras del suelo, serán los espacios a intervenir mediante el desarrollo de 33 proyectos que fueron escogidos previamente durante un concurso abierto a la sociedad civil que se extendió por cuatro meses.

Agricultores urbanos, expertos en jardinería, arquitectos y paisajistas, enviaron sus propuestas. Durante el 2016 la municipalidad de París recibió 144 propuestas, resultando seleccionadas 33. Los ganadores fueron anunciados a finales del año pasado, y en el 2017 se pondrán en marcha algunos de estos proyectos, destinados a espacios públicos y privados, comenta Armando Iachini.

Propietarios y responsables de ciertas áreas y edificaciones, así como profesionales del área de la agricultura urbana, arquitectura y paisajismo, integran el programa Paris Culteurs como valiosos aliados, poniendo a disposición de los concursantes ganadores sus espacios o sus conocimientos, facilitando de este modo el correcto desarrollo de estas iniciativas.

Los ganadores de Paris Culteurs podrán escoger entre espacios públicos o privados para intervenir, con concesiones municipales que van de los 3 a los 12 años, en algunos casos extensibles a los 20 años, dependiendo de la magnitud del proyecto y de sus repercusiones en la ciudad a largo o mediano plazo.

Armando Iachini explica que uno de los proyectos ganadores, que podría estar finalizado el próximo año luego de afinar su modelo económico, consiste en la intervención de 300 a 700 metros cuadrados de azoteas del Distrito 14, creando huertas urbanas que tengan la capacidad de producir 17 toneladas de verduras al año, además de brindar puestos de empleo.

Armando Iachini

 Otro de los proyectos, más ambicioso, consiste en la intervención de 1200 metros cuadrados de terreno inutilizado junto al Cementerio de Belleville. Este proyecto verde está enfocado a la producción agrícola no comestible, garantizando la producción de semillas, la plantación de flores decorativas y “cortadas”.


Por Armando Iachini

jueves, 2 de marzo de 2017

¡DEBES SABERLO! China protege a sus aldeas Tulou

La arquitectura moderna en China está encontrando importantes ideas y referentes en la arquitectura vernácula de esta nación. Uno de los edificios de la tradición arquitectónica china que se encuentra en peligro de extinción es el Tulou, vivienda tradicional de la provincia de Fujian desarrollada por los Hakka, una comunidad Han.

Armando Iachini


Los Tulou están pensados como pequeñas aldeas que recogen en su interior a grupos familiares o clanes completos. Son edificaciones cilíndricas que se construían con tierra compuesta y columnas de madera.

Estas viviendas multifamiliares cuentan con varios pisos y sus muros externos no tienen ventanas, solo poseen una única puerta. Los balcones, las áreas de circulación y acceso, se encuentran ubicadas en la cara interior, en torno a un patio circular, que además se usa para actividades comunitarias, detalla Armando Iachini.

La razón por la que los Tulou fueron concebidos de esta manera se debe a la premisa de proteger a sus habitantes de una invasión o cualquier otro tipo de peligro proveniente del exterior. A diferencia de otras construcciones tradicionales chinas, como los siheyuan, tan abundantes en Beijing, estas residencias tienen un marcado concepto de equitatividad.

No hay jerarquía en su diseño, rasgo arquitectónico que ademá acentúa la gran importancia que le concedían los Hakka al sentido de comunidad. Aunque hoy en día los Tulou están amenazados por el desarrollo arquitectónico en China, 46 de estos edificios están bajo régimen de protección especial.

Armando Iachini comenta que en el 2008 la UNESCO designó a estas construcciones patrimonio mundial de la humanidad, gracias a su impecable conservación y a que son un excelente testimonio de la pacífica unidad entre la arquitectura defensiva y la residencia.

Armando Iachini

Muchas residencias multifamiliares están proliferando en China. Altos rascacielos residenciales comienzan a poblar el skyline de varias ciudades de la nación asiática y los principales estudios de arquitectura en este país acuden a las soluciones comunitarias de los antiguos para trazar nuevas alternativas residenciales, sin romper con la tradición.

Por Armando Iachini