viernes, 7 de julio de 2017

¡ATENCIÓN! Tratamiento de la piedra para decoración

Dentro de la decoración el espacato goza de un lugar sumamente privilegiado. Este material, empleado con fines ornamentales, se produce mediante el uso de rocas naturales, a su vez compuestas por carbonato de calcio, sílice y otros minerales que poseen un origen metamórfico y sedimentario.

Armando Iachini 
El espacato es muy apreciado para la decoración interior
Las rocas anteriormente mencionadas son sometidas mediante técnicas industriales a grandes presiones y a temperaturas muy elevadas, proceso que aumenta la resistencia y dureza del material, además de propiciar la aparición de una amplia y vistosa gama de colores, gama cromática que es aprovechada por arquitectos, constructores y decoradores para cubrir diversos espacios.

Un corte longitudinal que se lleva a cabo empleando una cizalla es lo que permite obtener de las rocas los enchapes en espacato. Esta técnica asegura que los cristales de la roca permanezcan en la superficie, otorgando a cada pieza su característica belleza e irregularidad, explica Armando Iachini.

Los métodos de extracción, procesamiento y transformación de la materia prima es lo que garantiza la calidad del espacato. Las piedras usadas en la creación de este vistoso material decorativo se obtienen de las canteras. El barrenado y el hilo diamantado son las técnicas para extraer las piezas, ya que un uso irracional de explosivos puede afectar al propio yacimiento, causando pérdidas incalculables.

La principal etapa de la producción de espacato es la que se dedica a la extracción de la roca, ya que determina en gran medida el precio y la calidad del material final. También se presta singular atención a todo el proceso de corte, laminado y pulido del espacato, donde es aconsejable el uso de tecnología de punta para ganar tiempo y evitar pérdida de materia prima.

Armando Iachini 


Una sierra con disco de punta de diamante es ideal para realizar los primeros cortes. El espacato debe ser manipulado por personal que cuente con los conocimientos necesarios, en especial para que el acabado de primera calidad esté garantizado en aspectos como los cortes de detalle y la definición de los perfiles, para los que se usa un esmeril y una piedra de diamante.

Por Armando Iachini