lunes, 20 de febrero de 2017

¡ENTÉRATE! Los riesgos de la expansión arquitectónica de China

La construcción de rascacielos residenciales genéricos en China se ha convertido en los últimos años en una rentable solución habitacional que está amenazando a las construcciones vernáculas, edificaciones que gozan de una gran diversidad y que fueron concebidas por variados grupos étnicos de la nación asiática para satisfacer sus necesidades.

Armando Iachini

 Ante la amenaza que existe sobre este legado arquitectónico, y en vista de que las viviendas vernáculas de China fueron concebidas con características que aportan grandes beneficios a sus habitantes, estudios de arquitectura como MVRDV y Ben Wood`s Studio Shanghai, tratan de rescatar algunos de estos rasgos, para que además estos rascacielos habitacionales, convivan armónicamente con las construcciones antiguas que permanezcan en pie, comenta Armando Iachini.

Entre las edificaciones vernáculas chinas que los arquitectos se esfuerzan por emular y respetar, se encuentra el Siheyuan. Este edificio forma parte de la cultura de Beijing y se caracterizan por ser cuatro módulos rectangulares que se reúnen en torno a un patio interior.

Los Siheyuan están pensados para ser viviendas multigeneracionales, con las habitaciones más alejadas de la calle, reservadas para las hijas de la familia, respetando la tradición de que estas mujeres se quedaran dentro del complejo a lo largo de toda su vida.

El edificio principal del siheyuan está reservado para el jefe de la familia, mientras que la servidumbre ocupaba las construcciones más pequeñas. Las líneas del techo, que forman cubiertas en voladizo, permiten que los habitantes cuenten con un patio sombreado y un área similar a un salón, que le brinda a las familias un espacio exterior, alejado del público.

Armando Iachini


Armando Iachini explica que los Hutongs son pasajes que se crean entre las filas de siheyuan. En la actualidad estas construcciones en Beijing ya no pertenecen a una única familia, sino que se caracterizan por ser multifamiliares y no poseen servicios básicos.

Estas antiguas construcciones no suelen tener segundo piso, y la densidad de población ha empujado a las compañías inmobiliarias a apostar por la construcción de bloques residenciales, atentando contra estas edificaciones.

Por Armando Iachini

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada